La primavera en Alicante es una explosión de colores.  El increíble clima del que goza la ciudad todo el año es muy apreciado por quien la visita por primera vez, y quien repite sabe con seguridad que va a encontrar una ciudad excepcional provista de un clima que se mece con la brisa del mar mediterráneo y al que da esplendor la intensa luz del sol. El escritor Wenceslao Fernández Flórez acuñó para Alicante el lema que la ciudad acoge con sumo cariño: Alicante, donde vive la Primavera.

explanada

Parques y jardines están llenos de flores. También las rotondas y calles están salpicadas por una explosión de colores especialmente intensos en esta época. Mientras, las genuinas palmeras de Alicante se yerguen orgullosas sobre plazas y parques. El famoso paseo de la Explanada te encantará en esta época, sus teselas que imitan las olas del mar inspiran el caminar pausado y tranquilo de quien pasea por él. Una de las características que va a llamar tu atención son las cuatro filas de palmeras que acompañan tus pasos. Al final, caminando hacia el mar te encuentras con la fuente de la plaza del Mar de la que alegremente brota el agua y que te acerca al parque que son el paseo y la playa del Postiguet, de arenas doradas y finas. En Alicante cada una de las playas es un paseo natural con encantos propios.

Parque de CanalejasLas palmeras salpican toda la ciudad, y avenidas como la de Benito Pérez Galdós las custodian junto a casas que han ido pasando de unifamiliares a modernos edificios conservando su esencia. Sin duda, tienes que fijarte en las joyas vegetales que la ciudad cuida y mima con admiración, sus ficus centenarios. Los vas a encontrar especialmente hermosos en el paseo de Canalejas, el Portal de Elche y también en la plaza de Gabriel Miró, los más románticos paseos de la ciudad junto al parque de Calvo Sotelo, conocido como parque de las Palomas. Como colosos dormidos, admirarás su porte increíblemente grande, sus ramas que son como troncos de árbol, y sus características hojas que tamizan la luz del sol y cuya sombra es muy apreciada cuando aprieta el calor. Debajo de ellos se genera un microclima agradable y sereno bajo el que te recomendamos que te coloques y evoques la sabiduría que estos gigantes han acumulado con el paso del tiempo.

La ciudad vive salpicada por pequeños y grandes parques que sirven de descanso, asueto y diversión. Los más románticos invitan al sosiego mientras se saborea un aperitivo en alguna terraza,  la mayoría poseen juegos infantiles para el disfrute de los niños y encontrarás en el de la Cochera de Tranvías un parque de tráfico infantil en el que se lo pasarán en grande entre semáforos y rotondas hechas a su altura.

parque-elpalmeralEn El Palmeral está la mayor concentración de palmeras de la ciudad, un pequeño embalse en el que darte un paseo en una barca que manejas tu mismo y una cascada artificial en cuya gruta podrás entrar. La vegetación está presente en este parque en el que además de juegos infantiles para todas las edades encuentras una pista de cross para los niños más intrépidos. La ciudad cuenta con parques más urbanitas y modernos.Y quizá te sorprenda saber que en la Plaza Nueva, en el centro tradicional, tienes una pecera gigante donde contemplar las especies de peces más comunes del Mediterráneo. Es una de las visitas que más gusta a los niños, que disfrutan contemplando cómo se desenvuelven los peces en su medio natural.

Sea cual sea el parque que encuentres en tu paseo por Alicante vas a disfrutar de lo lindo. Y ahora en primaveraplaya san juan es una época ideal para visitar una ciudad que ofrece posibilidades infinitas para disfrutar de la gastronomía, del ocio, del deporte, de actividades náuticas, de paseos llenos de experiencias, de las zonas de compra donde siempre vas a encontrar lo que te gusta y sobre todo de las playas donde vas a cargar tu energía.

cruces de mayo

Las fiestas siempre están presentes en Alicante, una ciudad alegre y optimista por naturaleza. A principios de mayo el barrio de Santa Cruz, el más singular de la ciudad por sus características de barriada antigua decora las ventanas de sus casas con las cruces de mayo. Una tradición muy antigua que perdura en esta zona de Alicante y que consiste en engalanar las calles con guirnaldas de colores y construir hermosas cruces hechas con flores. Siempre es recomendable visitar este pintoresco barrio al que no le faltan las macetas llenas de flores de vivos colores pendiendo de balcones y colocadas sobre los peldaños de las escaleras. Casas encaladas y cuidadas que te transportan fuera de cualquier urbe. El barrio regala unas preciosas vistas de Alicante en lo más alto, junto a la ermita de Santa Cruz. Es una visita que no te debes perder.

Isla de Tabarca

Si quieres disfrutar sin agobios de la única isla habitada del Mediterráneo que es a su vez Reserva Marina por las joyas que sus fondos marinos guardan no dudes en hacer una excursión en barco a la Isla de Tabarca. Es la época ideal para conocer la isla sin aglomeración de visitantes y podrás vivir intensamente la visita como más te guste: tomando baños de sol y mar, recorriendo sus calles, caminando hacia su faro, buceando en sus calas y degustando su guiso estrella: el caldero. Es una isla que seduce porque es auténtica, como sus habitantes, amables y dispuestos a hacer de tu visita una experiencia inolvidable.

Detalle de la fuente de la plaza de los LucerosEn el centro de la ciudad encuentras la plaza de Luceros, un parque circular rodeado de palmeras cuya preciosa fuente está custodiada por cuatro caballos y coronada por un monolito. Esta plaza se convierte en el epicentro de la fiesta de las Hogueras de San Juan, declaradas Fiestas de Interés Turístico Internacional, cuando en junio tengan lugar las mascletás. Una sinfonía de fuegos artificiales, terrestres y aéreos que hacen las delicias de los alicantinos y cuya características es atronar el contorno con musicalidad hecha de pólvora. Cuando el calor comienza a apretar la ciudad se transforma. Está llegando el verano y los alicantinos lo celebran con sus fiestas grandes.

El fuego despide a la primavera y recibe al verano. Los alicantinos tienen sed de agua y fuego. De música y de pólvora. De diversión de noche y de día. Del color de sus tradiciones, de los vestidos tradicionales de sus mujeres de una variedad cromática tan variada como la de las flores. Alicante recibe al verano con las hogueras. Figuras gigantes de cartón piedra que la Noche de San Juan arderán para celebrar el solsticio de Verano y el paso, un año más, de una estación hermosa a otra increíblemente hermosa.

Pin It on Pinterest

Share This