Una de las medallas que se expone en el vestíbulo del Ayuntamiento.

Una de las medallas que se expone en el vestíbulo del Ayuntamiento.

Los alicantinos sienten predilección por la Santa Faz. La tradición cuenta que en el Monasterio de la pedanía de la Santa Faz se guarda un pliegue del paño con el que la Verónica secó el rostro de Cristo de camino al Calvario. Es una tradición que se remonta cinco siglos atrás y hay grandes muestras de devoción hacia esta reliquia, a la que se le atribuyen milagros.Los alicantinos la han representado de numerosas formas y la más extendidas son las medallas que sobre todo las mujeres llevaban y también hoy cuelgan al cuello como señal de protección.

Una de las medallas donde se observa mejor el rostro.

Una de las medallas donde se observa mejor el rostro.

Ahora el vestíbulo del edificio barroco del Ayuntamiento de Alicante expone más de un centenar de medallas y relicarios con dos y hasta tres siglos de antigüedad gracias a la cesión temporal de la Obra Social Fundación Sabadell-Cam. El Ayuntamiento es uno de los edificios más visitados de Alicante y ahora incluye un motivo más para acudir. Hoy (martes 9 de abril) se inaugura este expositor con 107 medallas. Datan de los siglos XVIII y XIX, todas son de plata y algunas tienen ornamentos y pasajes de la Biblia en su interior. Todas representan la faz medieval de Cristo que se dibujó  en la reliquia y en el reverso hay pintadas santos y vírgenes que se conservan en muy buen estado al haber estado privadas de luz durante décadas.

Reverso de una medalla con la Virgen del Remedio.

Reverso de una medalla que representa a la Virgen del Remedio, Patrona de Alicante.

El objetivo es ir restaurándolas para que puedan contemplarse  como eran en su estado original. Los expertos creen que muchas de estas medallas y relicarios pertenecían a las mujeres que trabajaban en la Fábrica de Tabacos y que tenían especial devoción por la Santa Faz, al atribuirle a la reliquia el que ninguna cigarrera muriera en el incendio que a finales del siglo XIX devastó el edificio.

Pin It on Pinterest

Share This