Cuando:
21 diciembre, 2021 todo el día Europe/Madrid Zona Horaria
2021-12-21T00:00:00+01:00
2021-12-22T00:00:00+01:00
Donde:
La Lonja de Pescado
Sala de Exposiciones Lonja del Pescado
Av. del Almte. Julio Guillén Tato, s/n, 03001 Alicante (Alacant), Alicante
España
Precio:
Gratuito
Contacto:
Sala de Exposiciones la Lonja
965922018
Exposición de Juan Garaizabal en La Lonja “Memoria del Mar Nuestro: pasado y futuro” @ La Lonja de Pescado | Alicante (Alacant) | Comunidad Valenciana | España

“Memoria del Mar Nuestro: pasado y futuro”. El Mediterráneo desentierra la grandeza de sus ciudades en busca de futuro

Fechas:
De 17 de Diciembre de 2021 hasta 27 de Febrero de 2022
Dónde se realiza: Sala de exposiciones Lonja del Pescado
Paseo Paseo Almirante Julio Guillén Tato, Alicante

Horario:

  • De martes a viernes, de 9 a 14 h y de 16 a 21:45. Sábados, de 10 a 14 h y de 17 a 21:45.
  • Domingos, de 10 a 14 h.
  • Lunes, cerrado
  • Cerrado los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1 de enero

Rememorar la grandeza de las ciudades mediterráneas para alentar un mejor futuro. Memoria del Mar Nuestro: pasado y futuro, el grupo escultórico que Juan Garaizabal expondrá por vez primera en la Lonja del Pescado de Alicante a partir del 17 de diciembre, quiere provocarnos una reflexión sobre la generosa historia del Mediterráneo y un esfuerzo colectivo para lograr que los tiempos que vengan recuperen aquella fortaleza, el esplendor y el empuje que sus pueblos costeros dejaron latente en la arquitectura.

Internacionalmente reconocido por sus obras públicas y monumentales, Garaizabal (Madrid 1971) nos transporta de Roma a Alejandría, de Beirut a Barcelona; con él recorremos los templos de Estambul, las quasbahs de Argel, las alquerías de Alicante: son la evocación de estas 15 piezas de entre 2 y 5 metros de altura que se funden en una sola ciudad imaginada y futura. El pasado se proyecta en enormes lonas de algodón crudo, gastado, donde reconocemos trazos arquitectónicos que ya solo pertenecen a la memoria, telas que en sí mismas nos retrotraen a la vida de un antiguo zoco. El futuro se levantará sobre este telón a base de nervios de acero, luz y edificios verticales que recuperan materiales como botellas de plástico y que enfrentan al cielo su silueta hecha en metales brillantes. La tensión entre ambas texturas, la pátina desgastada de las lonas y el brillo de los metales, como si nunca fuera a apagarse, sintetiza la reflexión del escultor sobre el paso del tiempo.

Propone un cruce de miradas 2.000 años atrás, 2.000 adelante, para alentar la conciencia y el esfuerzo colectivos. Busca el artista la complicidad e interacción del público –que podrá introducirse en las construcciones y deambular por el conjunto arquitectónico–, conminando al espectador a sentirse parte de ese pasado y responsable de su futuro, creando conciencia crítica a través de la emoción que el arte nos transmite. “Me interesan esas ciudades en las que sus habitantes se preocupan e incluso se obsesionan por el futuro del lugar, y este grupo escultórico pretende crear debate en torno a ello, incitando opiniones, voluntades y deseos”.

Redimensionar imagen
Contraste